La cochinilla

La cochinilla es un insecto originario de Mejico que se cría en las hojas de las tuneras (cactus), de las cuales se alimenta extrayendo su jugo. De la hembra se extrae un tinte, también llamado carmín, de excelente calidad. Llega a poner hasta 400 huevos, tiene un tamaño de unos 6 mm y apenas se mueve en las hojas. El macho, más pequeño y con alas, llega a medir 2,5 mm.
Al no ser tóxica, el tinte que de ella se extrae se usa en la industria como colorante de una gran variedad de productos: cosmética, alimentación, textiles, vinos, etc., ya que convenientemente procesado proporciona una excelente gama de colores: violeta, naranja, rojo, gris y negro.
En canarias se cultiva, fundamentalmente, en los pueblos de Guatiza y Mala, siendo su calidad reconocida como la mejor del mundo.

cochinilla1

PLANTACIÓN Y CRIA

La hembra de la cochinilla, al ser un insecto que apenas se mueve, necesita de la intervención del hombre para su cría. Ésta se realiza introduciendo cochinilla viva en unos sacos de tela que se depositan sobre la hoja de la tunera. A los pocos días estos sacos son retirados y puestos en una nueva hoja. En este breve tiempo, los insectos de menor tamaño pasan a través de la fina tela hasta la hoja de la tunera, fijándose en ella clavando su pico.

RECOLECCIÓN

La recolección de la cochinilla se realiza, aproximadamente, a los 90 días de su plantación. Para ello se utiliza una cuchara con un mango alargado, que facilita al agricultor llegar hasta todas las hojas. Una vez raspada la hoja y desprendida la cochinilla, se deposita en un recipiente de metal conocido como milana.

El agricultor debe proveerse de guantes y ropa adecuada que le proteja de los picos de las tuneras así como del intenso sol de la isla.

cochinilla2

SECADO

Para realizar el secado de la cochinilla, los insectos se exponen al sol en unas bandejas, habitualmente de madera, teniendo especial cuidado en no amontonarla y esperando varios días hasta que seque completamente. Una vez seco el insecto, éste reduce su peso aproximadamente en un tercio, mostrando un aspecto de granos de color negro. Finalmente es empaquetado y exportado.

HISTORIA

El valor de este colorante ya era conocido por los aztecas antes del descubrimiento de América. Cuando los españoles conquistaron Méjico en 1518, vieron a los indígenas recoger insectos de los cactus. Este colorante se conoció en Europa en el siglo XVI.

En 1822 las Cortes de Cádiz mandaron estudiar las provincias que, por su temperatura, fueran las más apropiadas para su cultivo, resultando las Islas Canarias las más apropiadas para su explotación. A partir de entonces, el cultivo de la cochinilla no hizo más que aumentar, convirtiéndose en un auténtico río de oro a mediados del siglo XIX.

ACTUALIDAD

La aparición de los tintes sintéticos, mucho más económicos, ha hecho que su cultivo vaya en retroceso, quedando hoy apenas 250 hectáreas de cultivos. Sin embargo, la reciente prohibición para uso alimentario y cosmético de los colorantes sintéticos, ha propiciado un aumento en la demanda.

You may also like...

3 Responses

  1. Celmy de rojas dice:

    Una planta de nopal de dos años de edad que cantidad de cochinilla produce.

  2. RAQUEL dice:

    No me digas que con las cochinillas asquerosas estas se hace colorante alimentario, que me da algo…

  3. Blanca Rojas Castañon dice:

    Al criar cochinillas,el fruto de los tunares,se pueden usar igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*