Astronomía

DESCUBIERTAS EVIDENCIAS DE AVANZADOS CONOCIMIENTOS ASTRONÓMICOS EN LAS ANTIGUAS CULTURAS DE LA ISLA DE LANZAROTE.

El 24 de octubre de 2000 dimos a conocer en el diario La Provincia de Las Palmas de Gran Canaria la existencia de unas aberturas talladas en el borde del cráter de la montaña Guenia, en el municipio de Teguise de la isla de Lanzarote, formando una alineación equinoccial con una cueva excavada a cierta distancia de la montaña, evidenciando todo el conjunto una manipulación muy probablemente por parte de los majos, antiguos habitantes de la isla, quizás en periodos remotos, quienes pudieron utilizar el lugar como observatorio o para algún tipo de ritual con carácter astronómico.

astronomia1
El conocimiento de los solsticios es más común a las antiguas civilizaciones, pero el de los equinoccios se supone que solo era potestad de sociedades mas avanzadas, como por ejemplo la romana que usaban el equinoccio como fecha del comienzo de su año. Este hecho viene a demostrar avanzados conocimientos en materia astronómica por parte de los que hicieron estos marcadores solares, y una importante estructura social para la construcción de los mismos.

Nuestra sospecha de la posible existencia de otros lugares semejantes y la inestimable colaboración de J. Osvaldo Monteverde, indicándonos una abertura de características similares, nos llevó a identificar un nuevo observatorio astronómico en la montaña denominada Caldera Quemada, en el municipio de Tinajo en Lanzarote.

Esta Caldera es un pequeño cráter casi circular de unos 150 metros de diámetro en su borde y cuya parte mas alta, hacia el SE, se eledth nos 350 m. sobre el nivel del mar, y su parte más inferior, en el lado opuesto, está casi 30 m. por debajo de la cima. No lejos de ésta, algunos grados hacia el Este, ha sido tallado un rebaje en el borde del cráter de algo menos de 25 m., con una inclinación de unos 13º, y en el centro del mismo una abertura rectangular de unos 2,5 m. en su base y algo más en su lado superior. En la parte opuesta del cráter hay una construcción en forma de herradura de unos 2 m. x 1,5 m. y de algo más de un metro de altura (un poco más levantada hacia el N y abierta hacia el S), de las que en Lanzarote se conocen como tegalas. Todo el conjunto supone un observatorio astronómico; desde esta tegala hemos podido apreciar como en el solsticio de invierno el Sol se levanta muy cerca de la abertura en el centro del rebaje (con toda probabilidad, cuando fue construido este sistema el Sol pasaba por el centro de la abertura).

astronomia2
Mediante cálculos y mediciones posteriores hemos constatado que la distancia entre unas muescas redondeadas junto a los extremos del rebaje es de 24 m. y desde ambas muescas hasta la tegala es de 143 m., lo que supone que la distancia angular del rebaje respecto de la tegala es de 10º, con el punto solsticial en el centro ¡¡ Están indicadas las paradas mayor y menor de la Luna!! ¿Qué significa esto? Pues que los que realizaron estas obras conocían el ciclo de 18,6 años en el que la órbita lunar alcanza su máxima declinación respecto de la eclíptica, que da origen al calendario metónico, y que además comprende el ciclo Saros de los eclipses, o dicho de otra manera, que eran capaces de predecir eclipses, por ejemplo.

Consideramos el nuevo descubrimiento de gran importancia, porque viene a corroborar la autenticidad de lo realizado en montaña Guenia, donde también hemos podido constatar otras evidencias, además del marcador equinoccial, de connotaciones astronómicas e intervención humana, tanto en el interior del cráter como en sus alrededores, y además, este conjunto de Caldera Quemada aporta sobretodo pruebas fehacientes de que en la antigüedad sabían bastante acerca de los ciclos solares y lunares que atestiguan el profundo dominio de astronomía de los que construyeron estos observatorios.

astronomia3
No hemos encontrado hasta ahora referencias de cráteres con estas connotaciones astronómicas en otros lugares del mundo. Se nos antoja que lo más parecido serían los cromlechs de las culturas megalíticas atlánticas, por sus formas circulares semejantes a los cráteres; y sin pretender establecer una relación directa entre los constructores de aquellos y estos observatorios astronómicos, sí nos sugiere la hipótesis de que estas manifestaciones puedan tener un origen común. Las evidencias de conocimientos de astronomía por parte de antiguas culturas en Lanzarote plantean un sugerente campo de estudio para los expertos y un dato más para los amantes y estudiosos de la historia y de la arqueoastronomía en particular. Asimismo, creemos en la posibilidad de manifestaciones similares en otros lugares del archipiélago canario. Por nuestra parte, estos lugares mencionados, y otros donde hemos podido apreciar interesantes fenómenos relacionados con antiguos conocimientos, son objeto de estudio cuyas conclusiones constituirán un trabajo de investigación que pretendemos dar a conocer próximamente.

Autores:

Agustín D. Pallares Lasso
Antonio Romero Mora

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*