El paisaje

El paisaje que nos encontramos en Guatiza es singular, misterioso. El origen volcánico de la isla configura su geografía. El cielo es de un azul intenso, las nubes, el mar, la escarpada costa, las montañas y volcanes, sus casas blancas, hacen de Guatiza un lugar para conocer.
p1010038
Situada en un gran llano, Guatiza está rodeada de montañas y volcanes. Al oeste del pueblo existe una secuencia de montañas que prácticamente finalizan al norte de la isla, en el Volcán de la Corona (Haría).

Como en otros pueblos, el agricultor de Guatiza ha modificado el terreno para adaptarlo a sus necesidades, del tal manera que grandes extensiones de malpaís han sido preparadas para el cultivo. Los terrenos son enarenados con una fina capa de rofe (ceniza volcánica). Éste ofrece una excelente protección a la tierra manteniendo la humedad.

Paisaje

El contraste del rofe con las tierras rojas, hacen aún más característico el paisaje. A menudo encontramos agujeros perforando estas escarpadas capas, en busca de la tierra fértil y la humedad, a la vez que protegen a los cultivos del viento.
El paisaje agrario está cubierto, en buena parte, de tuneras. En ellas se cultiva la cochinilla, insecto parásito del que, una vez secado al sol y triturado, se extrae el carmín, un excelente colorante utilizado tanto en tintes industriales como en alimentación. Tambien se cultiva la vid, la cebolla, higos y maíz. Para proteger los cultivos contra el viento se levantan muros, en ocasiones uno en semicírculo por planta (vid), o línea recta protegiendo al terreno, configurando un hermoso paisaje.

En Guatiza encontramos pocas especies arbóreas, destacando los eucaliptos que a lo largo de la carretera principal nos acompañan mientras atravesamos el pueblo. No es frecuente encontrar estos árboles en otros lugares de la isla.

Debido a la sequía, el viento y el terreno, la vegetación está compuesta por especies que se han adaptado a vivir en estas duras condiciones, algunas de ellas endémicas.

La costa de Guatiza, situada a tan sólo 1.5 Km del pueblo, está prácticamente cubierta de malpaís, existiendo unas pocas playas. Es frecuente encontrar aquí los bufaderos, zonas en donde el agua ha perforado las rocas varios metros. Con las mareas altas, es un auténtico espectáculo ver como el agua es expulsada por los pequeños huecos horadados en la roca varios metros hacia el aire, a modo de geiser y produciendo un ruido en ocasiones ensordecedor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *