Barranco del Tenegüime

Paisaje Protegido del Tenegüime

Declarado en el año 1994 Paisaje Protegido según la Ley de Espacios Naturales de Canarias, fue anteriormente Paraje Natural de Interés Nacional (1987).

El Barranco de Tenegüime está situado entre los municipios de Teguise y Haría. Ocupa una superficie de 421,1 hectáreas, lo que representa el 0,5% de la superficie de la isla.


El paisaje del barranco, de fondo plano y laderas suaves, posee muestras de hábitats naturales más o menos conservados donde destacan endemismos como el tajose (Thymus origanoides). Otras especies vegetales características del área son las aulagas, verodes, tabaibas y lavándulas; hay también poblaciones de romero marino, muy escaso en Lanzarote.

Su importancia radica en ser un barranco excavado por la erosión del agua durante millones de años en la parte geológica más antigua de la isla; el macizo de Famara, en la zona noroeste de la Isla. Constituye una unidad geomorfológica representativa de la geología insular con valores paisajísticos destacados. Además, es un enclave de gran importancia botánica al albergar en su ladera derecha la mayor colonia de Campylanthus salsoloides de Lanzarote y de Canarias.


En el Barranco son muy frecuentes las poblaciones de perdices. Además es posible ver alcaudones, currucas, camineros, y en las paredes más abruptas, cernícalos, palomas bravías, guirres y pardelas. También se encuentra el lagarto de Haría.

Sus cotas están situadas entre los 150 y 500 metros de altitud.

Debido a la climatología seca de la isla, sólo en épocas de lluvias contiene un ocasional curso de agua.


Senderismo

Desde el pueblo de Guatiza, y a orilla de la vega, se encuentra la entrada más cómoda. Pasear por el fondo del barranco no es difícil, simplemente hay que llevar ropa y calzado adecuado. En días de calor hay que llevar suficiente agua ya que el recorrido completo es largo.

Desde la parte alta del barranco se puede realizar el descenso, pero esta ruta está pensada para senderistas con cierta experiencia. El recorrido es de 7 km aproximadamente.

Recomendaciones para la visita al barranco del Tenegüime

Un espacio natural, sea protegido o no, es sinónimo de fragilidad. Su valor está íntimamente relacionado con su grado de conservación y con la combinación de factores muy diversos. Por ello visitarlos supone asumir el compromiso de no modificar su estado, de tener el máximo cuidado de no perturbar la vida de los animales y las plantas que viven en él y de no dejar desperdicios, ya que no existen recipientes apropiados donde dejarlos.


En los Espacios Naturales Protegidos y con carácter general, no están permitidos:

– Circular con vehículos fuera de las carreteras y pistas señalizadas para tal fin.
– La caza, la pesca y las actividades conocidas como de supervivencia.
– La práctica de deportes motorizados.
– La acampada libre.
– Recoger, arrancar o maltratar rocas, plantas, animales o cualquier otro elemento natural.
– Hacer fuego, excepto en los lugares expresamente habilitados para tal fin.
– Introducir y conducir sueltos perros u otros animales domésticos.
– Utilizar detergentes o lejías.
– Arrojar papeles, botes, botellas, plásticos, basuras o deshechos de cualquier tipo.


Visita guiada

Si desea recorrer estos bellos parajes del norte de la isla de la mano de un entendido en la zona, puede contactar con D. Alejandro Perdomo, el cual le proporcionará información precisa, comentarios sobre la flora, formación geológica del barranco, y todo lo que tiene que ver con este espacio.

Su teléfono de contacto es el 928 848 291.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*