La Barrilla

La barrilla es una especie vegetal que se recolectaba antiguamente y dejaba secar para quemarse después, quedándose convertida en unas piedras negras y compactas llamadas “piedras de barrilla”. En este estado se exportaba para obtener la sosa necesaria en la fabricación de jabones, de cristales, de tintes, y sobre todo en la química y en la farmacia.

Se cría naturalmente en algunos parajes sobre las costas del mar. Sus tallos multiplicados, delgados, rectos, lisos, un poco rojos, muy ramificados, llegan a la altura de una vara, y duran muchos años.

Pertenece también al género de la barrilla la planta litoral que llamamos salado y corazoncillo, muy común sobre los arenales de nuestras costas. Crece a la altura de vara y media, y sus tallos son redondos, delgados, tortuosos, muy ramosos, vestidos de una película pálida que cubre su parte leñosa, y es un poco rojiza hacia los extremos. Las hojas nacen alternadamente, formando unos grupitos laterales, y son pequeñas, cilíndricas, o algún tanto cónicas, rollizas, lampiñas, pulposas, llenas de zumo salado, romas por arriba con un piquillo, y dos rayas finas por los lados. Carecen de pezón, y la base de cada grupo está rodeada de una corta pelusa blanca, etc.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*